Serpientes

La víbora de los arbustos

La Atheris hispida es una serpiente que fácilmente se puede camoflajear on ñas hojas de los arboles su habitad se encuentra en costa occidental de África. Su cabeza es grande, ancha y a menudo triangular donde produce el veneno. Sus ojos grandes y redondos con pupilas verticales ayudan a la víbora a localizar las presas cuando la luz es tenue, su lengua como la mayoría de las serpientes es receptora de calor y olfatean a su presa a través de ella.

Las escamas estriadas mejoran el agarre de la serpiente y definen su perfil. Las de la víbora peluda se hacen como cerdas erizadas. Las víboras de los arbustos exhiben una asombrosa variedad de matices, del verde y el pardo al amarillo y el negro, pero todas usan los dibujos de color y las interrupciones de su piel para evitar ser percibidas.

A lo largo de la costa occidental de África, los trabajadores de las plantaciones corren el riesgo de sufrir la mordedura de la víbora verde de los arbustos, Atheris squamigera, que a menudo ronda por los cafetales. Algunas víboras de los arbustos tienen la punta de la cola de color claro. Según se cree, así pretenden hacerse pasar por gusanos y atraer a sus presas. Las escamas salientes sobre los ojos confieren a la víbora cornuda de los arbustos, Atheris ceratophora, un aspecto diabólico.

 En comparación con otras especies de serpientes, estas víboras tienen los colmillos más largos. Puede medir hasta 75 cm de largo; las hembras suelen ser más grandes que los machos. Comen anfibios, lagartos y roedores; a veces, caracoles, babosas, aves y otras serpientes. Tienen colmillos cargados de veneno. Su tiempo de vida se desconoce.

Tambien deberias ver

Sin Comentar

Dejar un Comentario